NO ES FÁCIL EN LA CIMA

Indianápolis está en la primera semana de su temporada baja. Sin embargo, no es un momento lento para la organización. Y tampoco es un momento fácil para Jim Irsay. En un tiempo breve, ha experimentado casi todo tipo de emoción en su cuerpo mientras dirige a los Colts en 2012.

INDIANAPOLIS - El último disparo de la temporada regular de 2011 sonó para Jim Irsay el domingo a las 15:41

Aunque la NFL en los últimos años ha suspendido el uso de la pistola del árbitro para puntuar al final de las mitades y los juegos, el sonido era audible en un sentido figurado.

Porla  primera vez hace una década, Irsay no tenía que preparar para los playoffs. El destino de su equipo no permitía que una racha de nueve años consecutivos en los playoffs llegara a diez años consecutivos, un récord de la NFL.

Irsay y su equipo fueron llevados a la temporada baja más rápido de lo que hubieran querido, lo cual no les ha pasado desde 2001.

En dos temporadas cortas, Irsay había pasado de la euforia de ver el confeti tirado en el piso de Lucas Oil Stadium a la sensación insoportable de tener de la primera selección en el draft 2012, porque su equipo había ganado la posición.

La primera orden del día fue un paseo, un paseo difícil – al salir el EverBank Field con un vuelo de regreso a Indianápolis en que reflexionaría sobre el futuro de su organización. Irsay había tenido mejores paseos y vuelos que los que soportó el pasado domingo.

"Al salir de los vestuarios en Jacksonville, fue un paseo difícil", dijo Irsay. "Es una situación difícil porque el cariño profundo que tengo por la gente que ha hecho mucho por esta franquicia, pero mi compromiso de hacer lo que tenemos que hacer siempre será decidido, y que así tiene que ser."

El lunes, llegó a una decisión difícil de cambiar la jerarquía de su franquicia, y al atardecer se enfrentó a los reporteros y las cámaras presentando su mensaje de que el vicepresidente Bill Polian y el vicepresidente y gerente general Chris Polian saldrían de la empresa.

Fue un cambio dramático a una estructura que había estado vigente durante 14 temporadas memorables.

Casi cualquier forma de cambio es difícil. Al pasar por el cambio que afecta a una empresa y a las vidas de las personas que han trabajado duro y fue más que una tarea difícil para Irsay.

"Para ver una franquicia que ha tenido tanto éxito, que ha tenido tanto orgullo en ganar y ganar de la manera correcta (ha sido difícil)", dijo Irsay. "Ha sido muy difícil. Creo que es difícil ver que la franquicia sufre cuando uno se preocupa tanto por la gente y sabe que están tratando de hacer lo mejor que puedan para arreglarlo y no sufrir. Es difícil y al mismo tiempo, se sabe al fin que estas cosas pueden suceder y, finalmente, se va a ver una declinación. Es imposible durante 25 años que siempre tenga temporadas de 10 victorias consistemente. Es simplemente muy difícil porque hay mucho orgullo. "

Irsay tiene la naturaleza muy competitiva. Es tenaz en su lealtad a los que trabajan en su organización. Interrumpir a las carrera y vidas es un último recurso en su descripción de trabajo. Al ser el líder de la empresa significa que el deber le cae a él.

Irsay ha participado en la NFL hace 40 años. Los tiempos dificiles fueron acompañados por estallidos periódicos de emoción por la mayor parte de sus primeros 25 años con el equipo. La grandeza sostenida fue algo que vio en otros equipos, y esperaba conseguirlo para su equipo y para los fanáticos de los Colts.

La excelencia siempre fue una fuerza impulsora, y fue capaz de alcanzarla a finales de 1990s, y lo sostenía durante diez años notables.

Tomar una decisión de la magnitud que tomó el lunes es uno de los trabajos más duros que Irsay debe hacer como el dueño. Es una que viene del pensamiento, la meditación y la convicción. La realiza con la intuición y la fortaleza interior. Es una que le puede causar la sensación de soledad en la cima.

La decisión le afecta a uno de los tres "pilares" de la fuerza en la organización. La decisión de un director general podría afectarles a los otros pilares – al entrenador en jefe y al mariscal de campo.

"Este tipo de decisión es extremadamente difícil", dijo Irsay. "Hay muchos componentes, muchos que se pesa en los aspectos positivos y negativos, y el tipo de energía que se sienta en su bariga que será bueno para su organización. Hay mucho que compone una decisión como esta. Al final, creo que es una decisión intuitiva en que se siente que es el momento oportuno para hacer un cambio.

"Esta es la parte difícil de este negocio. Siempre he dicho que hay una gran lealtad en este negocio, porque cuando entro en el vestuario con mi equipo, espero asegurarme de que el círculo que he construido es tan fuerte como pueda ser para que nosotros ganemos. Los sentimientos y esas cosas no pueden superarlo. Es la manera en que siempre he manejado el negocio hace más de 40 años. Fue difícil ".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Advertising